Haz clic aquí para obtener información sobre cómo estamos apoyando las necesidades de producción durante COVID-19

Gestión del cambio para la transformación digital

«El cambio puede dar miedo, y a veces evitarlo parece más fácil que abandonar unas prácticas de trabajo establecidas desde hace tiempo, incluso cuando presentan puntos débiles.»

¿Le suena esto? Para satisfacer la demanda de activos digitales, cada vez más líderes en temas de marketing se dan cuenta de la necesidad de un cambio en el proceso: cómo conectar mejor los datos y la producción, cómo crear un sistema de entrega de activos más eficaz y cómo optimizar el tiempo frente a un briefing y una combinación de canales cambiantes.

A pesar de lo esencial de la transformación digital, todavía muchos clientes sienten un freno a la hora de adaptarse a ella, por miedo a lo desconocido. Jan Ohye, Directora de Soluciones Empresariales de Craft, vive por y para el cambio. En los últimos 5 años, ha liderado transiciones e incorporaciones a gran escala para más de 40 clientes. Estamos hablando de establecer nuevos procesos y formas de trabajar que han generado resultados como:

  • Estrategias de producción y activos centralizadas
  • Ahorro de costes por la producción eficiente de activos
  • Facilitación de la transformación digital mediante el establecimiento de procesos de producción de activos digitales ágiles

¿Cuál es el truco para una transición exitosa?Le pedimos a Jan que compartiera sus experiencias y esto es lo que nos contó:

  1. Improvisar es errático, las metodologías son infalibles. Todas nuestras transiciones siguen una metodología a prueba de fuego, de modo que no perdemos ni tiempo ni talento tratando de dilucidar el mejor enfoque de incorporación. Uno de los escollos comunes que nos encontramos continuamente en el mercado es la creación personalizada de un proceso de incorporación para cada cliente. Un nuevo sistema requiere probar, fallar, corregir y rehacer. Nosotros consideramos que no hay lugar para el fracaso con una metodología ya probada.
  2. Hay que fijarse en los detalles más pequeños y actuar al instante. Los mayores aprendizajes provienen de prestar atención a los detalles y, aunque nunca se podrá abarcar todo, es esencial tener los ojos entrenados para encontrar y analizar cada detalle que deba ser tenido en cuenta. Contar con un proceso y una metodología probados y comprobados es esencial para hacer frente a los pequeños elementos sin hacer descarrilar todo el proceso.
  3. Analizar primero, actuar después. Un proceso de transición basado en soluciones rápidas o precipitadas y una ejecución errónea supone que todo el proceso se construirá a partir de una base equivocada. Para impulsar una mejora constante, es preciso tomarse el tiempo necesario para comprender qué datos y conocimientos serán los que nos ayudarán a alcanzar el éxito. Por eso, es esencial evaluar todas las posibles necesidades de la marca, de los activos y del negocio antes de pasar a la acción y desarrollar un nuevo proceso de producción. Si antes de nada dedica un tiempo a analizar, entenderá qué herramientas utilizar, cómo recopilar los datos y cómo informar sobre las cosas que funcionan o no para optimizar el proceso. Sin un análisis adecuado, sería difícil incluso saber sobre qué informar.
  4. Haga que todo el equipo se responsabilice del cambio y que se entusiasme con él. Forzar el cambio en un equipo nunca es buena estrategia: es crucial que todos sus empleados entiendan qué supone el cambio, por qué es necesario, y quién va a participar. En este último punto, es fundamental orientar al equipo hacia la transición. Siempre que trabajamos con equipos de clientes, empezamos explicando detalladamente quiénes somos, cómo se tomó la decisión del cambio, y que trabajamos con cada una de las partes interesadas para garantizar que tengan voz en la captación y la defensa del cambio.

Y recuerde siempre: no se puede sobre comunicar durante la transición.

Avanzar
De todos los riesgos de la transformación digital, las mayores y peores repercusiones provienen de la inactividad. Con la metodología adecuada, solo es cuestión de seguir los pasos (descubrir, probar, aplicar), para garantizar el éxito de la transición porque, en última instancia, solo estamos hablando de una nueva forma de trabajar Lo más probable es que, si se aborda el reto con detenimiento y se piensa en él como una oportunidad, el miedo al cambio se convierta en entusiasmo por la innovación.

Si está interesado, no dude en enviarnos un mensaje comentándonos cuáles son sus inquietudes y le responderemos con soluciones para su marca.